sábado, 11 de julio de 2020

Nueva normalidad Covid 19

El Gobierno aprobó el 14 de marzo de 2020 declarar el Estado de Alarma en todo el territorio español para afrontar la situación de emergencia sanitaria provocada por el COVID-19.

En el mes de Julio comenzamos las exploraciones en el municipio de Alfoz de Lloredo.

Empezamos con tanto retraso, debido al estado de alarma que concluyó el 21 Junio de 2020.

lunes, 22 de junio de 2020

Propuestas para la realización de actividades espeleológicas en el período de nueva normalidad en Cantabria.


De acuerdo con lo establecido en el articulado de la Resolución CVE-2020-4080 de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria de 18 de junio de 2020 por la que se establecen las medidas sanitarias aplicables en la Comunidad Autónoma de Cantabria durante el período de nueva normalidad, la Federación Cántabra de Espeleología ha establecido el siguiente protocolo de actuación para la práctica de la Espeleología y el descenso de cañones.

Introducción:

Tanto la espeleología como el descenso de cañones y barrancos son actividades que presentangrandes ventajas a la hora de aplicar las normas y procedimientos necesarios para la reincorporación a la normalidad deportiva.

1. Características de las actividades:

Se trata de actividades científico-deportivas que, aunque se deben realizar genéricamente en grupo por cuestiones básicas de seguridad, no son deportes de contacto.

En ninguna de sus modalidades se requiere el contacto físico, pudiéndose mantener la distancia de separación acorde a las normas de distanciamiento interpersonal marcadas por las autoridades (1,5 m) y, si fuera necesario en situaciones concretas, se pueden cumplir las normas de uso de equipos de protección individual, como mascarillas y guantes, siendo estos últimos, además, parte habitual del equipo personal.

Siempre que sea posible, durante la práctica de la actividad deportiva en espacios cerrados deberá mantenerse la distancia de seguridad interpersonal. Para tal fin deberá existir unmínimo de 4 metros cuadrados de superficie útil para el uso deportivo por cada persona que acceda a una instalación, espacio o zona vinculada a la actividad deportiva. Este requisito deberá observarse para desarrollar actividades vinculadas al entrenamiento, como pueden ser vestuarios, zonas habilitadas para la salida o inicio de la actividad, espacios puramente destinados a entrenar, avituallamientos o zonas de llegada.

En situaciones de entrenamiento técnico donde se desarrollan prácticas de progresión vertical por cuerdas fijas que se instalan en paralelo, debido a características propias de seguridad yprevención de accidentes, la separación mínima entre las vías de progresión será de 2 metros y nunca se permitirá la progresión de dos personas por el mismo tramo de cuerda, por lo que la separación vertical entre deportistas será siempre superior a 2 metros.

El desarrollo de las actividades deportivas en entornos naturales, ya sea en la visita o exploración de cavidades como el descenso deportivo de cañones y barrancos, se regirá por lasmismas normas y principios de seguridad, manteniendo la separación y distancias de seguridad entre deportistas a fin de permitir y facilitar la fluidez durante el desplazamiento, el correcto desarrollo de la actividad y la prevención de accidentes. Se suma a esto que la propia orografía y naturaleza de los terrenos naturales por los que se progresa marcan obligatoriamente la separación física entre los espeleólogos y barranquistas (resaltes, cascadas, pozos, pasos estrechos, etc.). 

2. Lugares destinados a la práctica: 

En el medio natural: en cavidades, cañones y barrancos.

En entornos naturales ya sea en paredes escuela o en instalaciones exteriores artificiales (canteras, edificaciones...) equipadas para el entrenamiento técnico de los deportistas

En entornos urbanos, siendo en aquellas zonas donde exista una instalación artificial, que por seguridad está aislada y delimitada para evitar el acceso y aproximación de personas ajenas a la actividad.

3. Desplazamiento de los deportistas: 

El desplazamiento a los lugares de desarrollo de la práctica, para las actividades deportivas en las distintas modalidades, se hace en los vehículos propios de los deportistas, debido a la cantidad y peso del material tanto propio (equipo de progresión, equipo de iluminación, casco, ropa, calzado, comida, sacas, etc.) como colectivo (cuerdas, material de equipamiento de vías de progresión, material de seguridad, etc.).

Las zonas de entrenamiento, tanto las urbanas como las que se encuentran en el medio natural, las cavidades y los barrancos, suelen estar a cierta distancia de los núcleos depoblación de los deportistas, lo que obliga a realizar el desplazamiento en el vehículo propio.

Se añade a esta circunstancia la dispersión geográfica de los federados, encontrándose en distintas poblaciones y provincias de la comunidad autónoma de Cantabria, lo que obliga a realizar y gestionar habitualmente sus desplazamientos con medios propios.

En el uso de los vehículos se deberán cumplir las normas generales establecidas con carácter general. En los transportes privados particulares y privados complementarios de personas en vehículos de hasta nueve plazas, incluidos los conductores, podrán desplazarse tantas personas como plazas tenga el vehículo. La ocupación de los vehículos de transporte terrestre se mantendrá una distancia mínima de seguridad de 1,5 metros, o, en su defecto, uso obligatorio de mascarilla, salvo que todos los ocupantes sean convivientes. En los transportes en motocicletas, ciclomotores y vehículos categoría L, cuando viajen dos ocupantes, deberán llevar mascarilla o casco integral cuando no convivan en el mismo domicilio.

4. Desarrollo de las actividades: 

Todas las actividades se desarrollarán con las mayores medidas de seguridad, para lo que se aplicarán todas las recomendaciones dadas por la autoridad sanitaria y como norma general en relación con la prevención de contagio de la COV1D-19:

• Uso de mascarillas y distanciamiento social.

• Uso de soluciones hidroalcohólicas.

• Desinfección de los equipos.

A estos efectos se dispondrá en el momento e inicio de la actividad de una cantidad suficiente de material de protección para los deportistas (mascarillas, guantes, soluciones desinfectantes), todo ello cumpliendo las especificaciones técnicas y estándares de calidad marcadas por el Ministerio de Sanidad.

Se deben promover de forma generalizada medidas que eviten el contacto entre personas, limitando la oferta de ciertos servicios de manera preventiva (trámites federativos, atención a federados, etc.) de acuerdo con los aforos establecidos con carácter general.

Se respetarán las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención de la COVID-19, y, en particular, las relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de, al menos, 1,5 metros, o, en su defecto, medidas alternativas de protección física, de higiene de manos y etiqueta respiratoria.

En general se recomienda realizar entrenamientos y actividades deportivas en pequeños grupos (máximo 10 deportistas), de las siguientes disciplinas:

• Espeleología: Técnicas de progresión vertical por cuerda fija. Visita a cavidades y exploración.

• Descenso de barrancos: Técnicas de progresión vertical por cuerda fija. Descenso de barrancos.

La actividad deportiva en instalaciones cerradas requerirá la concertación de cita previa con la entidad gestora de la instalación deportiva. Para ello, se organizarán turnos horarios, fuera de los cuales no se podrá permanecer en la instalación, y se cumplirán los aforos establecidos con carácter general.

Acceso a las sedes de clubs para entrega y recogida de material: se recomienda concertar cita previa con el responsable de material y de su higienización, para que este pueda organizar la entrega y a los deportistas y evitar concentraciones, siempre respetando los aforos establecidos con carácter general.

Para las actividades en instalaciones (polideportivos, sedes de clubs, paredes de escuela) se recomienda la práctica deportiva en pequeños grupos o ejercicios prácticos que se puedan desarrollar por un máximo de 10 personas, siempre sin contacto físico y manteniendo las debidas medidas de seguridad y protección, y en todo caso la distancia social de seguridad de dos metros.

• Todas las vías que se instalen por los deportistas en una misma escuela, pared de entrenamiento o instalación artificial para el entrenamiento deberán estar separadas un mínimo de 2 metros.

• En las vías instaladas se deberá mantener la separación establecida, evitando contacto y proximidad.

• Se deberá limpiar y desinfectar el material individual utilizado después de cada entrenamiento. Se desinfectarán los equipos de individuales, a excepción de aquellas partes que, por indicación de los fabricantes, puedan sufrir un deterioro importante.

• Se deberá limpiar y desinfectar el material colectivo, y los materiales utilizados para la instalación de la vía de progresión, a excepción de aquellas partes que, por indicación de los fabricantes, puedan sufrir un deterioro importante. Para actividades en el medio natural se hacen las siguientes recomendaciones:

• Actividad espeleológica de carácter deportivo, en grupos de hasta 10 personas manteniendo durante todo el transcurso de la actividad las medidas de seguridad específicas para la COVID-19.

• Actividad de descenso de barrancos de carácter deportivo, en grupos de hasta 10 personas manteniendo durante todo el transcurso de la actividad las medidas de seguridad específicas para la COVID-19.

• A pesar de que se puedan realizar actividades deportivas en el medio natural en grupos mayores en estos momentos, recomendamos tener especial precaución en las actividades colectivas, evitando en lo posible grupos de más de 10-12 personas, según hemos señalado, como medida de prudencia ante las dificultades de asegurar el cumplimiento de las normas de distanciamiento y protección, y para facilitar la trazabilidad en caso de contagio.

Observación importante: Cualquier deportista que hubiera estado infectado o que fuera asintomático, con resultados analíticos positivos o con sospecha de contagio por la COVID-19 deberá abstenerse de entrenar o practicar estas disciplinas en tanto no se confirme su curación mediante las analíticas correspondientes. 

RECOMENDACIONES GENÉRICAS DE SEGURIDAD PARA LA COVlD-l9 

Medidas generales 

• Extrema las precauciones y cumple las medidas establecidas por los organismos públicos de sanidad en el caso de estar en contacto con personal de riesgo.

• Ten paciencia a la hora de realizar las actividades deseadas.

• Sigue en todo momento los plazos y normas establecidas.

• Contrasta las fuentes de información y usar siempre medios oficiales.

• Adecuar la actividad al ritmo real personal después del confinamiento. Incrementarla poco a poco, según la progresión personal lo permita.

• Procura realizar las actividades de grupo, hasta que la situación se normalice totalmente, con deportistas afines y de confianza, que permitan establecer y conocer el histórico personal de cada miembro y asegurar la trazabilidad de posibles contagios.

• Establece una rutina de seguridad fiable. Aprende las normas y pasos a seguir en todo momento para mantener las medidas de protección en primer plano.

Desplazamiento y movilidad personal y de grupo: 

• Cumple en todo momento las medidas de prevención establecidas por las autoridades competentes.

• Utiliza preferentemente el transporte individual sobre el transporte público.

• Respeta las normas establecidas en relación con la ocupación de vehículos.

• Realiza una lista de comprobación de las medidas de protección tomadas y a tomar durante la actividad con el grupo antes de comenzar el desplazamiento. En caso de no cumplir algún punto, corregirlo o suspender la actividad.

Desplazamientos y movilidad del material: 

• Separar el material en bolsas antes de introducirlo en el vehículo.

• Utilizar bolsas y sacas estancas tipo PVC para todo el material. Las bolsas grandes de plástico sólo serán válidas de uso desechable (un solo uso).

• Empaquetar el material de manera que no sea necesario el intercambio o manejo de este durante el trayecto o la descarga.

• No mezclar, en ningún caso, material personal de distintos deportistas, en la misma bolsa o saca de almacenaje o transporte (excepto si conviven en el mismo domicilio).

• Una vez descargado todo el material del vehículo, proceder a desinfectarlo según las recomendaciones establecidas: Agua y jabón, soluciones hidroalcohólicas viricidas (sin abusar) y productos específicos comerciales. Después sigue los protocolos de desinfección personal con la ropa utilizada, manos, calzado, etc.

Material: 

• Evitar intercambiar objetos con otros deportistas, salvo causa mayor (accidente).

• Llevar material de progresión de repuesto pasa a considerarse elemento básico de seguridad. Este podrá ser individual o de grupo según las circunstancias. En cualquier caso, de ser utilizado, no podrá serlo por más de un deportista durante la actividad.

• Seguir en todo momento las recomendaciones del fabricante para la conservación y limpieza del material. Ante la duda, poner en cuarentena el material y buscar asesoramiento.

• Para desinfectarlo y dejarlo listo para un nuevo uso, seguir por este orden:

1. Respetar un periodo mínimo de cuarentena de 120h (5 días) en un lugar apartado, fuera del contacto con otros objetos y personas.

2. Lavar con agua y jabón pH neutro a más de 30º o sólo con agua a más de 60º.

3. Secar a la sombra en sitio bien ventilado.

• Se debe incluir en el botiquín de primeros auxilios el KIT de atención COVlD-19:

1. Guantes desechables de nitrilo

2. Mascarilla quirúrgica o FFP2 sin válvula.

3. Solución hidroalcohólica viricida (UNE EN 14476, o mín. Etanol 75%).

Higiene/salud personal: 

• Si tienes síntomas, quédate en casa y ponte en contacto con tu Centro de Salud.

• Si has estado en contacto con personal de riesgo, quédate en casa.

• Como norma general, no realices actividades de riesgo en solitario

• Antes de la actividad, controla tu temperatura corporal (por debajo de 37 grados).

• Uso obligatorio de mascarillas antes y después de la actividad (tiempos de reunión y trayectos) en las situaciones que lo exige la normativa.

• Durante la actividad, si es posible, utilizar mascarillas. En caso de no ser posible, respecta las normas de distanciamiento, gestionando la progresión para ello.

• Al terminar la actividad desechar (tipo un solo uso) o desinfectar la mascarilla (tipo varios usos).

• Utilizar guantes, en cualquier caso. Los guantes habituales de progresión pueden servir para gestionar el material común antes, durante y después de la actividad.

• Higiene exhaustiva de manos con geles hidroalcohólicos y/o jabón según las normas establecidas.

• Procurar quitarse el equipo personal suavemente, sin aspavientos, recogiéndolo inmediatamente después en su bolsa/saca hasta su posterior traslado.

Relaciones interpersonales: 

• Mantén siempre la distancia mínima interpersonal establecida.

• Aumenta las distancias durante el ejercicio físico de intensidad.

• En caso de cercanía o contacto obligatorio (ayudas, pasos expuestos, gestión de maniobras), aparte de la mascarilla, coordinar bien movimientos, respiraciones y gestos para minimizar el posible traslado de partículas en suspensión de un deportista a otro.

• Antes de comenzar una nueva actividad de grupo, pregunta a los compañeros de la anterior su estado físico, para garantizar que continúa la normalidad.

Alimentación e hidratación:

• Aunque no está demostrada la trasmisión del virus en los alimentos, antes de salir prepara la alimentación adecuadamente:

1. Calcula bien lo necesario para realizar la actividad más la contingencia.

2. Lava y desinfecta (si no lo está ya) la comida que sea susceptible de ello (alimentos con cáscara o piel y productos envasados).

3. Envasa bien la comida que no lo esté (aísla).

• No compartas comida y bebida, excepto en casos de fuerza mayor (accidentados).

• Procura no necesitar utensilios (cubiertos, vasos, etc.) y, en caso de hacerlo, en la medida de lo posible que sean desechables, recogiéndolos en bolsas.

• No compartas en ningún caso, utensilios como cubiertos, vasos, etc.,

• Hidrátate adecuadamente, antes, durante y después de la actividad.

• Utiliza SIEMPRE pastillas potabilizadoras (viricidas) en caso de recoger agua ambiental (fuentes naturales, ríos) para consumo.

(Nota: este documento se basa en el protocolo elaborado por la Federación Aragonesa de Espeleología para las fases de desescalada en el Estado de Alarma por la COVID-19). 

sábado, 4 de enero de 2020

Cueva del Chaparral (Oreña, Alfoz de Lloredo)

Descripción: En la ladera de una de estas dolinas se sitúa la única boca practicable de la cavidad. La galería que parte de ella tiene el suelo cubierto por grandes bloques procedentes de diversos derrumbamientos de la bóveda. Desde aquí, una pequeña gatera conduce a una zona laberíntica de la que surgen dos galerías inactivas, bastante concrecionadas, en las que se encuentran las cotas más altas de la cavidad. Una de ellas se corresponde con una antigua entrada, hoy taponada por tierra.

Desde esta zona laberíntica se puede descender por dos lugares distintos a un nivel inferior donde se encuentra la galería de mayores proporciones de la cavidad, de dirección O-E, y desde la que aún es posible descender a través de dos pozos a otros dos niveles, el inferior de los cuales es una sala parcialmente ocupada por un lago. En realidad estos dos últimos son parte de una misma fractura, ensanchada por el agua y que se prolonga hacia el este, si bien solo es explorable en parte.

La galería mayor tiene en su tramo occidental un fuerte concrecionamiento, con suelos estalagmíticos y grandes gours secos. En su extremo, el concrecionamiento acaba taponando por completo el conducto. El sector oriental presenta sedimentos de tierra muy fina, y a partir de su primer tercio suelos desfondados sobre otras galerías.

Desde el segundo tercio, la galería asciende y toma rumbo NE, aparece concrecionada, y en su tramo final el suelo está cubierto por una colada excepcionalmente blanca.
Finalmente, la galería se estrecha terminando en una gatera impenetrable, por la que surge una fuerte corriente de aire. La colada blanca ha sido preservada habilitando un único paso junto a una de las paredes, y pasando por ella en solo dos ocasiones y sin calzado.

De esta galería principal surgen otras tres, paralelas a la de entrada y ascendentes. Las dos más occidentales tienen suelos de arena y bloques, mientras que la oriental es un tubo a presión sin ningún tipo de sedimentos. Todas ellas conectan también, aunque no siempre a través de conductos explorables, con el nivel inferior ya mencionado.

En la zona de las galerías desfondadas se inicia un conducto que desciende con rumbo SE, y comunica con varias galerías de suelo de tierra fina, desde las que se abren varios pozos que terminan taponados por tierra, o haciéndose impenetrables. El extremo oriental de este sector tiene un suelo formado por una fina capa estalagmítica cubierta de tierra, que lo separa de otra galería inferior de unos 3 m. de altura. Este suelo se rompe con facilidad al caminar sobre él, constituyendo una auténtica trampa para espeleólogos confiados.

En la Cueva del Chaparral se observan dos direcciones principales de conducción del agua. Hay seis galerías, paralelas entre sí, y de dirección NE-SO que descienden hacia otras dos galerías de rumbo O-E. Cinco de las primeras corresponden a diversas etapas de actividad en el drenaje de la dolina que se sitúa al Norte de la cavidad. A medida que el fondo de la citada dolina ha ido descendiendo, se ha ido desplazando hacia abajo y hacia el Este la circulación subterránea de sus aguas, aprovechando en cada fase distintas fracturas de la roca. El desplazamiento hacia el Este viene determinado por el buzamiento de los estratos, que descienden en esta misma dirección. Algunas de las galerías poseen además dos o más pisos superpuestos, formados por el descenso del agua a favor de las correspondientes diaclasas. El sexto conducto, el más oriental de ellos, realiza la conducción de las aguas procedentes del pequeño monte situado al Este de la cueva.

Las dos galerías de dirección E-O corresponden asimismo a dos fases de circulación del agua. La superior, ya sin actividad y con abundantes procesos para genéticos; y la inferior, explorable solo en parte, activa y en la que el agua ha profundizado notablemente a favor de una diaclasa, pero ensanchando muy poco el conducto. Ambas han conducido el agua de las cinco galerías ya citadas así como las procedentes del monte que se halla al Oeste del Chaparral.

En la zona en la que se unían las aguas procedentes del sector oeste y las del este, aprovechando la reactivación por mezcla, profundizaron a favor de diaclasas, hasta sumirse en un nivel inferior al que no tenemos acceso. Como resultado de ello, nos encontramos una serie de pisos superpuestos, enlazados entre sí por derrumbamientos distribuidos caóticamente, y pozos que se pueden explorar hasta profundidades de unos 35 a 40 m. por debajo del nivel de la entrada. En este punto, todos los pozos quedan taponados por depósitos de arcilla o tierra, o se estrechan impidiendo el avance. Toda esta zona es ya prácticamente inactiva.

Bibliografia
Boletín Cántabro de Espeleología 12, 1996.

sábado, 28 de septiembre de 2019

Sistema de la Cueva del Agua (Oreña, Alfoz de Lloredo)

Todo este sistema se encuentra en los materiales que ya describíamos en el estudio del Chaparral. Como recordatorio podemos resumir que se trata de materiales del Albiense Medio a Superior, representados por calizas y calcarenitas microcristalinas y cristalinas, estratificadas en bancos de 0,5 a 1 m. Este nivel tiene una potencia que oscila entre 30 y 40 m. y reposa sobre otro impermeable de arcillas, limos y areniscas del Albiense Inferior de entre 45 y 65 m. de potencia. Bajo éste encontramos los materiales del Gargasiense-Clansayense formados por calizas intensamente dolomitizadas. Sobre el Albiense Superior encontramos arenas y limos del Cenomaniense Inferior con una potencia de entre 60 y 80 m. Estos materiales afloran en este sector formando bandas de dirección aproximada SO-NE. El estrato en que se abre la Cueva del Agua presenta un buzamiento al SE de 28°. Los demás estratos buzan también al SE, pero su ubicación en el flanco de un sinclinal hace que su buzamiento varíe desde 31° para el Gargasiense-Clansayense en el pueblo de Oreña hasta 18° para el Cenomaniense en el desvío a Ubiarco de la carretera de Santillana a Oreña. (I.G.M.E. 1.986).

En el sector en estudio, las calizas del Albiense Medio a Superior, afloran en el flanco norte del cordal que separa los terrenos de Oreña (Alfoz de Lloredo). La parte superior de este cordal, que tiene la misma dirección que los estratos referidos, está formada por los materiales impermeables del Cenomaniense, y desciende hacia el norte en pendiente suave. A continuación, en la ladera norte encontramos las calizas del Albiense. En la zona de contacto entre estos materiales las aguas que proceden del nivel de limos se infiltran en las calizas y junto con las de lluvia que caen directamente sobre aquellas han dado origen a una gran cantidad de dolinas. El borde septentrional de las calizas, al que ya no llega el agua de escorrentía, tiene muchas menos forinas de disolución, y se mantiene a cotas más elevadas. Por tanto el afloramiento calcáreo aparece en la zona de contacto como una superficie ligeramente más hundida que el terreno circundante de la que el agua no puede salir por superficie. A continuación, siguiendo hacia el norte, están los limos del Albiense Inferior, que no aportan nada de agua al sistema, ya que la pendiente dirige las escorrentías hacia las calizas del Gargasiense - Clansayense, en las que se infiltran por diversos sumideros. Estos limos, sm embargo, sirven de lecho impermeable a las calizas en que se abre la Cueva del Agua, y por la dirección y pendiente de su buzamiento, son los responsables de que todo el sistema de la Cueva del Agua tienda a evolucionar desplazándose hacia el SE a medida que se desarrolla en profundidad.

Queda pues claro que los aportes que llegan al sistema en estudio proceden en su totalidad de los campos de dolinas que se encuentran sobre la cueva, y que estos campos recogen tanto la lluvia caída directamente sobre las calizas, como la que llega por escorrentía de los limos situados sobre aquellas.

El encajonamiento de las calizas entre estratos impermeables, y la inclinación de la estratificación en la zona (28°) obligan a su vez a todos los aportes a converger en un caudal único, que es el río permanente del sistema, parte del cual surge por la boca llamada "Cueva del Agua". Este río ha circulado en el pasado por niveles superiores  que constituyen lo que llamamos, un tanto incorrectamente, pisos fósiles del sistema. Estos aparecen muy concrecionados y ya casi inactivos. Dada la inclinación de la estratificación, como ya hemos señalado, el agua al profundizar se desplaza hacia el SE, y cada piso se encuentra desplazado con respecto al anterior, y no en su vertical.

Actualmente, el piso activo accesible sufre pérdidas de caudal por diversos sumideros situados a lo largo de su recorrido, que alimentan un nivel inferior en desarrollo, totalmente inaccesible para nosotros. Este nivel aún debe tener una capacidad de drenaje pequeña, y por ello, una parte de las aguas siguen circulando por la galería activa que podemos recorrer. Esta galería, como sus "antepasadas" ya inactivas se desarrolla paralela a la dirección de los estratos, a favor de la confluencia de éstos con diaclasas de dirección SO-NE,' aprovechando en algunas ocasiones otras perpendiculares a éstas en tramos de corto recorrido.

Las fracturas por las que avanza el cauce observable terminan por cortar la ladera del monte debido a la presencia de una valleja situada enfrente del pueblo de Oreña.


Bibliografia
Boletín Cántabro de Espeleología 13, 1997.

viernes, 26 de julio de 2019

Avance al Catalogo de Cavidades de Alfoz de Lloredo (II)

Este catalogo pretende ser el segundo de una serie de publicaciones cuyo objetivo es ir dando a conocer y actualizar la información de los catálogos ya existentes del Término municipal de Alfoz de Lloredo, Publicando las cavidades ya conocidas y las nuevas, fruto de las exploraciones en el municipio. En el año 2009 se catalogaron un total de 104 cavidades, en la base de datos de la Federación Cántabra de Espeleología.

Información procedente de los Cuadernos de Espeleología,  Boletín Cántabro de Espeleología y otras publicaciones.


RELACIÓN DE CAVIDADES

22.Hoyos 0
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 44 m.

23.Hoyos
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 45 m.

24.Hoyos II
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 64 m.

25.Hoyos III
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 64 m.

26.Hoyos IV
Localización: Oreña
Otros nombres: O de la Ojancana
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 56 m.

27.Hoyos V
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 50 m.

28.Hoyos VII
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 42 m.

29.Hoyos VIII
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 40 m.

30.Cuesta
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 53 m.

31.Cueva del Cueto Rubio I
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 75 m.

32.Cueva del Cueto Rubio II
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 80 m.

33.HO-01
Localización: Oreña
Tipo: Torca
Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2018
Altitud: 55 m.

34.HO-02
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Memoria de Exploración P.T.M. 2018
Altitud: 70 m.

35.HO-03
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Memoria de Exploración P.T.M. 2018
Altitud: 71 m.

36.HO-04
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Memoria de Exploración P.T.M. 2018
Altitud: 79 m.

37.HO-05
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Memoria de Exploración P.T.M. 2018
Altitud: 78 m.

38.Cachirula I
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 21 m.

39.Cachirula II
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 27 m.

40.Cualventi
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 8
Altitud: 82 m.

41.Enmedio
Localización: Oreña
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 12
Altitud: 80 m.

42.Cueva de la Torre
Localización: Ciguenza
Tipo: Cueva
Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
Altitud: 35 m.


REFERENCIAS

1. Memoria de Exploración P.T.M. 2018
Club Pico Tres Mares 2018.

2. Boletín Cántabro de Espeleología 12                                                         
Federación Cántabra de Espeleología 1996.

3. Boletín Cántabro de Espeleología 9                                                         
Federación Cántabra de Espeleología 1993.

4. Boletín Cántabro de Espeleología 8                                                         
Federación Cántabra de Espeleología 1985.


CATÁLOGOS
Avance al Catalogo de Cavidades de Alfoz de Lloredo (I)
Club Pico Tres Mares 2017.

viernes, 19 de abril de 2019

Torca del Caracol (San Roque de Riomiera)



Situación: Se encuentra en el Collado del Mojón o Caracol (822 m), antes de llegar al Kilometro 10 de la CA-264 de San Roque de Rio Miera a Selaya.                                                                
Una pista a la izquierda de la carretera pasa entre las Peñas del Mojón (856 m) y el Caracol (898 m) en dirección a los Picones de Sopeña, desde un refugio de ganado parte por la izquierda un sendero que asciende hacia unos afloramientos calizos, la torca se encuentra en el más alto sin llegar a la cumbre del Caracol                                                               

Descripción: Una rampa descendente nos sitúa en la cabecera del pozo de -11 metros, equipado con una cabecera de 2 spits, una vez en la base del pozo nos encontramos en una pequeña salita cubierta de bloques y de gran numero de huesos animales esparcidos, en este punto tenemos dos opciones seguir por la izquierda bajando entre bloques, llegamos a otra sala con un laminador de techo bajo.                                                                                                                        


A la red principal de galerías se accede por la derecha subiendo por una galería alta, después de hacer una fácil trepada, a los pocos metros llegamos a un resalte de -10 metros,  a la derecha comienza una galería desfondada con algunos pozos los cuales se comunican con la sala principal.                                                                                                                       


El resalte de -10 metros, es la mejor opción para descender a la sala principal, los cuatro primeros metros se pueden destrepar sin problemas  hasta llegar a una cabecera compuesta de un anclaje inviolable y un puente de roca, una vez en la sala nos encontramos dos zonas, a la derecha dos sumideros y dos galerías una de ellas  termina en una chimenea y la otra comienza en una rampa ascendente seguida de una galería de pequeñas dimensiones por donde se aprecia una corriente de aire y un curso de agua, esta termina colmatada a los 26 metros. Por la zona de la izquierda nos encontramos una zona de bloques y a un derrumbe al final. Cerca de derrumbe  situándonos en la pared izquierda podemos acceder entre bloques a una sala de techo bajo de 5X5.60 metros, esta termina colmatada por bloques y derrumbes.



Bibliografia
Boletín Cántabro de Espeleología 8, 1987.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Cueva del Cueto o Lanzal (Val de San Vicente)


Situación
Viniendo por la cametera de Pesués a Pechón y una vez entrado en contacto con las casas de este último, hay, a la derecha, un camino con firme de piedra que asciende hasta un alto desde el cual se divisa la mayor dolina de la zona. A partir de aquí el camino se transforma en un sendero que conduce directamente a la playa. Pues bien, a unos cuarenta metros de iniciarse éste, podemos observar, a la izquierda y descendiendo en línea recta hacia el centro de la dolina, una agrupación de maleza y árboles como no existe otra en sus inmediaciones. Es en esta agrupación en donde se encuentra la boca de la cueva.



Descripción de la cueva
La cueva es, por su longitud, la más importante  de la zona, y, en cuanto a su desarrollo tridimensional, la segunda, después de la Gilgueruca si bien llega a tener el techo alturas superiores a ésta. La boca se abre en una de las terrazas formadas por la evolución de la gran dolina a que antes hemos aludido. Se inicia con una gran pendiente de tierra y bloques procedentes, sin dud,a, del techo de una gran galería que por su proximídad a la superficie, y alguna otra causa exterior, se hundió, cegando uno de los lados con gran cantidad de rocas y tierra. La parte ocultada no se ha podido explorar ya que esto supondría el movimiento de muchas toneladas de tierra, a todas luces imposible de realizar nosotros.De todas las formas, nos sirve de consuelo pensar que, muy posiblemente, dicha galería debió ser absorbida al desarrollarse la dolina, de formación, posiblemente más recimte que la cueva.



Continuando la cueva en su parte visible y real, y apartándonos de la anterior galería que esta formada,al fin y al cabo, de hípótesis más o menos demostrables, diremos que forma un ángulo recto que la encamina aproximadamente hacia el Sur, predominando en este tramo, los bloques, que enalgunos sitios, se han fusionado por efecto de las concreciones estalagmíticas. En su principio, y a la izquierda de la galería, tenemos una ramificación en diaclasa que desciende precipitadamente entre grandes bloques y que, según homos podido ver, se transforma en una sima impenetrable para nosotros. Más adelante existe una gatera que puede pasar desapercibida debido a la cantidad de piedras que la ocultan. También ésta desciende velozmente y nos conduce a una pequeña red de galerías cuyas particularidades más importantes son: tener muestras claras, en el techo, de erosión freática; estar constituído su suelo de productos de decalcificación y, finalmente, ponernos en comunicación, mediante una gatera casi impenetrable, con una sala de especiales características. Esta sala es la más húmeda de la cueva y sus paredes pr,esentan la rugosidad típica de la corrosión producida por el agua de condensación; posee, también, cantidad de "pendants" que nos indican su génesis. El suelo, en gran pendiente, está compuesto por tierra muy húmeda, protegida en algunos sitios por una débil capa de colada. Mezclado con ella, y esto es lo más curioso, encontramos varios trozos de cerámica que, cronológicamente pudieran pertenecer a la edad del Bronce. El hecho en sí no sería raro si no fuera por lo inaccesibleque es dicha sala. Nuestra teoría más razonable es que tiene una comunicación con el ,piso superior que es quien ha aportado todoslos materiales que contiene, incluída la cerámica, hasta el punto de disminuir sensiblemente sus dimensiones. Nos apoya a creer esto, también, los restos de moluscos y otros animales que encontramos ,entre la tierra, que también entran en la composición del piso superior.



La gran galería de entrada se termina, y para continuar la cueva tenemos que ascender a otro píso por entre unos bloques y coladas que los comunican. La nueva galeria comienza descendiendo, para volver a ascender más tarde. En su descenso, además de tierra, bloques, etc., ,podemos ver en las paredes unas repisasestalagmíticas que nos marcan la altura del suelo en varios momentos de su hundimiento, ya que están situadas a distinto nivel. Esto confirma, aún más, la teoría a que aludimos al tratar del origen de los materiales de la sala de la Cerámica, situada debajo.

La rama ascendente de la galería nos permite ver algunas concreciones pétreas, estalagmitas, gours, coladas, etc., además de una pequeña galería que, después de un recorrido laberíntico, nos comunica con la galeria de la Sima. Por la complejidad que tiene esta galería preferimos no topografiarla y,



por tanto, no figura en el plano. Después, la cueva tiene un descenso casi vertical que va a dar a una gran sala denominada sala de la Cena.

De dimensiones considerables, 20 por 15 metros,la sala de la Cena tiene de frente una gran colada, y, a cada lado, una galería. El suelo le constituyen, por el centro, que es la parte más baj a, bloques, y a ambos lados, colada estalagmítica y tierra. El ramal izquierdo de esta sala conduce, mediante una galería de suelo terroso y con abundantes muestras de erosión freática, a una reducida sala que contien una  fantástica colada multicolor, y en su base, un gours no menos vistoso.

El ramal derecho, una reducida gal,ería de suelo concrecionado, nos comunica perpendicularmente a una galería mucho mayor de la que seguiremos ahorasu ramal izquierdo. Este se inicia con un ligero descenso hasta dar a la galería de la Arena. Aquí las formaciones freáticas abundan sobre manera con
formas variadísimas. Su nombre procede de la fina arena que cubre el centro de la sala, y que, en fuerte pendiente, parece dirijirse a tres simas que hay en la parte baja de ésta. Las simas tienen una profundidad de 10 metros y se encuentran cegadas por sedimentos aluvionares, por lo que suponemos
su profundidad sea bastante mayor.

La galería de la Arena cuenta, además, con tres gateras que comunican con la sala de la Cena, detrás de la colada que en ésta existe. Al fondo de ella hay una colada suspendida que nos indica policiclismo, al menos donde esta se encuentra.



Volviendo al lugar donde dejamos la galería Principal, a la salida de la sala de la Cena, y tomando el ramal derecho, vemos que la galería cambia de dirección hacia el Suroeste y que, en otra parte, el suelo le forman unos d2pósitos arenosos estratificados con una potencia máxima de dos metros. Siguiéndola, tenemos a la derecha, una reducida sala denominada del Panel, por haber puesto





su nombre, en la pared, a principios de siglo, el prehistoriador H. Alcalde del Río, como muestra de su presencia. Esta sala tiene asimismo una gran belleza natural. También hay en ella una estrecha galería que desemboca en la sima de la anterior, denominada de la Sima. Aquí las formaciones litogénicas son las más bellas y numerosas de toda la cueva, con una gran colada que pende de lo alto del techo y que se partió en dos. Termina donde esta la sima queda nombre a la galería, con un desnivel, en dos tramos, de 40 metros aproximadamente. La altura de la sala puede estimarse en 30 metros, lo cual nos da un desnivel total de 70. También cuenta esta sala con otra comunicación a los pisos inferiores, mediante una galería y, posteriormente, una sima. En lo alto de la sala hay una intrincada red de pequeñas galerías, que dan, unas veces a esta misma, y otras, a varias salas de la cueva.
El piso inferior, cuyas comunicaciones con el resto de la cueva ya hemos señalado, consta d,e una galería recta de 30 metros que será la que nos lleve, mediante varios conductos diferentes, al piso más inferior de la cueva, que es por donde circula un río que apenas se puede continuar en unos metros.


Referencia                                                  
Cuadernos de Espeleología 7
Publicaciones del Patronato de las Cuevas Prehistóricas de la Provincia de Santander
Santander 1973