sábado, 2 de junio de 2018

La Cueva de los Moros (San Salvador, Medio Cudeyo)

Por Ramón Bohigas Roldan (1)
Oscar Sánchez Pedraja (1)

Esta cueva se encuentra al sur de la carretera general de Santander a Bilbao, en las proximidades del tramo conocido como “Recta de Heras”. 
La cueva tiene un reducido desarrollo, unos 80 m., y se encuentra excavada en una pequeña faja caliza, a través de la cual discurre un curso de agua subterráneo. Sus aguas proceden de la circulación aérea de una vallejada de la ladera norte de Peña Cabarga, que arranca desde la localidad de Santiago de Heras. Las aguas de este riachuelo son las responsables de la formación de la cavidad y resurgen, tras recorrer el espacio de circulación subterránea, a pocos metros de la boca de la cueva.

La morfología de las galerías esta caracterizad por síntomas de senectud: paredes secas talladas en roca viva desprovista de arcilla, coladas desecadas, etc. El piso de todos los conductos lo forma un sedimento arcilloso de carácter fluvial; en el suelo de una galería se aprecian las huellas del lecho del curso de agua que discurría a través de ella.


Por debajo del nivel de las galerías que forman la cueva, hay otro nivel de conductos más modernos, a través de los cuales circula hoy el agua a presión. Se encuentran en proceso de formación y no hay posibilidades de poder penetrar en esta zona de la pequeña red kárstica.


De cara a comprobar la posibilidad de que en la boca de la cueva existiese un yacimiento arqueológico, se efectuaron pequeñas remociones superficiales de tierra en la zona inmediata a la entrada, no aparecieron en ellas más que una arcilla compacta de color claro, que resulto completamente estéril.


En el momento presente la cueva se encuentra llena de restos sólidos, abandonados allí por los habitantes de las casas vecinas: maderos, restos de cajas, alambres, etc. Aparecen en toda la primera parte de la galería principal. Igualmente, a unos metros de su boca septentrional existe un pequeño basurero que confiere al lugar un aspecto aun más deplorable. Por si esto fuera poco, también las aguas del pequeño regato que formo la cueva dan la impresión de encontrarse contaminadas por los desagües de algunas cabañas y viviendas emplazadas en la cabecera del Vallejo, cuyas aguas canalizan este arroyo


(1) miembros de la Sección de Espeleología Sautuola de Santander (S.E.S.S.)


Referencia
Boletín Cántabro de Espeleología Nº1
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1981

martes, 1 de mayo de 2018

Cueva de la Cruz (Valdeprado del Rio)

Valdeprado del Río es un municipio y localidad de la comunidad autónoma de Cantabria, España. Se encuentra en la comarca de Campoo-Los Valles y limita al Norte con los municipios de Campoo de Enmedio y Las Rozas de Valdearroyo, al Sur con Valderredible, al Oeste con Valdeolea y la provincia de Palencia y al este con la provincia de Burgos, ambas provincias son parte de la comunidad autónoma de Castilla y León.
Situación se encuentra en la zona de la Cruz, La boca es de difícil localización por sus reducidas dimensiones y por encontrarse camuflada entre la maleza y los afloramientos calizos de la zona. Quintín García Muñoz, se pone en contacto con la Federación Cántabra de Espeleología, comunicándoles la existencias de varias cuevas en Arcera.
Miembros de la Asociación Deportiva Pico Tres Mares, guiados hasta la cueva por Jesús Martínez Bravo, entran por la pequeña boca en rampa hacia una galería amplia con el suelo lleno de bloques en sentido descendente, ganando altura progresivamente, llegando a otra galería con forma de laminador, donde el suelo es arcilloso y termina en un resalte de -5 metros llegando al fondo de una sala de grandes dimensiones, en época de lluvias hay una cascada con bastante caudal.
Esta sala es conocida popurlamente con el nombre de la ¨Cúpula¨.
Al final de esta sala destacan dos pequeñas gateras que terminan a los pocos metros.

Leyenda
Se dice que ¨es grandisima y que desde su interior se podían oír los
carros al pasar. Allí se refugiaban los moros y en una enorme mesa de
piedra jugaban a las cartas¨.

Referencia
1.-Asociación Deportiva Pico Tres Mares (Diario de actividades)
Santander 2004

2.Wikipedia

miércoles, 4 de abril de 2018

Exploraciones del S.G.C.A.F. (Grenoble, Francia) En el Valle del Rio Asón (1980-1983)

Philippe Morverand

Los miembros del Club Alpin Francais de Grenoble (S.G.C.A.F.) realizaron exploraciones durante cuatro años consecutivos, llamándoles principalmente la atención dos zonas: la zona del Albeo y la de Peña Lavalle, ambas en las proximidades de la localidad de Val de Asón.

Sus más destacados descubrimientos fueron la Cueva Francois,
que alcanza un desarrollo proximo a los 4.765 m. y un conjunto de simas de profundidad mediana, dentro del cual ocho sobrepasan los 100 metros de profundidad. Este articulo supone una sintesis de estas exploraciones, presentando, en primer lugar, una breve relacion cronologica de las actividades, para pasar seguidamente a dar unas breves descripciones de cada cavidad y las correspondientes topografías.

Para realizar este trabajo hemos tenido como base articulos publicados por los miembros del S.G.C.A.F. en la revista SCIALET, órgano del Comité Departamental de Spéléologie del departamento de L'Isere (Francia). La relacion de estos trabajos figura en la bibliografía existente al final del informe.

Exploraciones

Julio de 1980: Se establece el campamento cerca de las cabañas de Albeo. Se exploran 16 simas nuevas en quince dias, más la cueva Francois. Las más interesantes son: 1º.- La Cueva Francoís, descubierta por B. LISMONDE, siendo explorada muy rapidamente con un desarrollo que en algunos dias excede de los 4.000 m.; 2º.- La Sima Alpina, explorada paralelamente a esta última; 3º.- La Torca Mexicana, descubierta el 28 de Julio, alcanzándose el fondo el 30 de Julio.

Julio de 1981: Este año no fue posible realizar un campamento de larga duracion. Unicamente podemos hacer un breve viaje a Ason para concluir la exploración de la Cueva Francois, que llega a 4.765 m. de desarrollo topografiado. Una visita al Pozo Cuadrangular permite a B. LISMONDE realizar una nueva topografia.

Julio de 1982: Un campamento de prospección permite a un equipo investigar nuevas cavidades en el macizo de Pena Lavalle. Se descubren en una semana diez nuevas cavidades desde las cabañas de Buzulucueva. El 25 de Julio M. MOURONVALLE y D. SHULTZ descubren la entrada de la sima del Pozo Negro. Algunos días despues, se llega a su fondo a -260 m. A. EMONTS-POHL descubre la entrada de la sima CA-9. La exploración se terminará en septiembre despues de un viaje rapidisimo.

Julio de 1983: Seguimos este año nuestra prospección sistemática en la zona de Peña Lavalle. Se exploraron 26 simas nuevas en quince días. El 25 de julio, A. EMONTS-POHL descubre la entrada de la Sima de la Tormenta. Se alcanza el fondo muy rapidamente. Ph. MORVERAND desobstruye la entrada de la Sima Tonio, señalada por el pastor. Se alcanza la cota de -204 m. el 30 de Julio, lo que marca el . final del campamento.
Un viaje en diciembre nos permite llegar al fondo. Se exploran además otras cavidades de menos
importancia, especialmente la Sima CA-15 y la Gruta de los "Pauvres Cons" (543 m. de desarrollo).
Cada una de las cavidades está marcada en la entrada con las letras CA, seguidas de un
número.

Descripcion de las Principales Cavidades Descubiertas

Torca Mexicana (-185 MTS.)
Sima Alpina (-110 MTS. Aproximadamente)
Sima del Pozo NegRO (CA-2)
Sima de la Tormenta (CA-28)
Cueva Francois (4.765 MTS)
El Pozo Cuadrangular (-217 MTS)
La Sima Raco (CA-15) (-115 MTS)
La Sima (CA-9)
Sima Tonio (CA-31) (-228 MTS)

Referencia
Boletín Cántabro de Espeleología 7
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1986

domingo, 4 de marzo de 2018

Cueva de la Virgen o U-1 (Udias)

Se trata de una cueva semiactiva con dos bocas, de entrada y salida, que atraviesa el paquete calizo de la Virgen.
La boca superior se encuentra junto a este barrio, inmediata a la carretera, mientras la inferior está en el Calce, cerca de la carretera de Toporias.
La cueva tiene un desarrollo algo superior a los 800 m. La boca superior actúa como sumidero permanente y el río, antes de penetrar, recoge las aguas fecales vertidas por el alcantarillado del pueblo, atravesando también un vertedero formado en el mismo lecho por las basuras depositadas en él por los vecinos. La boca superior es un gran porche, donde el río recorre unos metros entre bloques y arenas, hasta desviarse por una diaclasa inexplorada, que arranca de la pared izquierda. Desde el punto donde se encuentra esta pérdida, la galería continua algo más de 50 m. hasta donde reaparecen las aguas. En este tramo el piso del río es básicamente areno so, con pocos accidentes dignos de consideración, excepto una pequeña sala donde hay dos conos de derrubios arcillosos, junto a algunos bloques y formaciones, tanto en el techo  como en el suelo.

El punto donde resurge el río, marca el inicio del segundo tramo de la cavidad, que concluye en el lugar donde las aguas en el interior de la cueva se pierden definitivamente. Su longitud viene a ser de unos 400 m y todo él presenta una morfología de cañon, con el río circulando a lo largo de un estrecho y profundo lecho. Se halla a 6 m. bajo el nivel de terrazas colgadas por el que se avanza.
En ellas encontramos depósitos de arena en forma de conos, algunas estalactitas y  estalagmi­tas, así como bloques aislados.
Desde donde el río se pierde definitivamente hasta lª boca inferior se extiende el tercer y último tramo de la cueva. En él la morfología fluvial del cañón es substituida por otra, marcadamente fósil, con suelo arenoso en casí todo su recorrido. En puntos concretos hay algunas acumulaciones arcillosas y de arena que, recubiertas de colada, formas "porras" de considerable envergadura. En ciertos recodos hay algunos conos de gravas.



Referencia
El Karst de Udias. Su Estudio Espeleológico
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1983

sábado, 3 de febrero de 2018

Avance al Catalogo de Cavidades de Alfoz de Lloredo (I)

Este catalogo pretende ser el primero de una serie de publicaciones cuyo objetivo es ir dando a conocer y actualizar la información de los catálogos ya existentes del Término municipal de Alfoz de Lloredo, Publicando las cavidades ya conocidas y las nuevas fruto de las exploraciones en el municipio. En el año 2009 se catalogaron un total de 104 cavidades, en la base de datos de la Federación Cántabra de Espeleología. Información procedente de los Cuadernos de Espeleología, Boletín Cántabro de Espeleología y otras publicaciones.

Alfoz de Lloredo es un municipio costero de la comunidad autónoma de Cantabria (España). Se sitúa en la costa occidental de dicha región, en un área marcada por un microclima que permite los cultivos típicamente mediterráneos. El municipio está situado en la comarca de la costa occidental.

Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con Udías, Cabezón de la Sal y Reocín, al este con Santillana del Mar y al oeste con Ruiloba y Comillas. Alfoz de Lloredo está a una distancia de 35 kilómetros de la capital cántabra, Santander, y a 12 de Torrelavega.


RELACION DE CAVIDADES

1. ALL 13
    Localización: La Busta.
    Desarrollo: 76 m.
    Desnivel: -11 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.                              
    Altitud: 280 m.

2. ALL 14/15/16
    Localización: La Busta.
    Tipo: Torca.
    Desnivel: -23 m.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.
    Altitud: 280 m.

3. ALL 17
    Localización: La Busta                                                             
    Otros nombres: Cueva de Enterramiento.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.                                   
    Altitud: 280 m.

4. ALL 22/23
    Localización: La Busta
    Otros nombres: ALL 22/22B
    Desnivel: -36 m.
    Tipo: Torca.
    Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2016.
    Altitud: 254 m.

5. ALL 25
    Localización: La Busta.
    Desnivel: -3 m.
    Desarrollo: 17 m.
    Tipo: Torca.
    Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
    Altitud: 243 m.
                                                                                                   
6. ALL 26
    Localización: La Busta.
    Desnivel: -16 m.
    Tipo: Torca.
    Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
    Altitud: 222 m.
                                                                                                 
7. ALL 33/34
    Localización: La Busta.
    Desnivel: -12 m.
    Tipo: Torca.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.
    Altitud: 265 m.
.                                                                                                  
8. Cueva de las Canalonas
    Localización: La Busta.
    Otros nombres: Cueva de la Esperanza.
    Desarrollo: 1.080 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
    Altitud: 270 m. 
                                                                                                
9. Cueva del Linar
    Localización: La Busta.
    Otros nombres: Cueva de la Busta.
    Desarrollo: 7.631 m.
    Tipo: Cueva.
    Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 11.
    Altitud: 80 m.

10. La Torcona
      Localización: La Busta
      Desnivel: -105 m.
      Tipo: Torca
      Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 6.                                   
      Altitud: 312 m.

11. Cueva de Villegas I
      Localización: Cobreces.
      Desarrollo: 524 m.
      Desnivel: -23 m.
      Tipo: Cueva.
      Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
      Altitud: 88 m.
                                                                                                   
12. Cueva de Villegas II
      Localización: Cobreces.
      Desarrollo: 187 m.
      Desnivel: -6 m.
      Tipo: Cueva
      Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
      Altitud: 88 m.
                                                                                                   
13. Cueva de Villegas III
      Localización: Cobreces
      Desarrollo: 394 m.
      Desnivel: -15 m.
      Tipo: Cueva.
      Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
      Altitud: 88 m.
                                                                                                 
14. A-33
      Localización: Novales.
      Tipo: Surgencia.
      Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
      Altitud: 44 m. 
                                                                                           
15. Cueva de las Aguas
      Localización: Novales.
      Otros nombres: Cueva de los Santos y A-8.
      Tipo: Cueva.
      Referencia: Monográfico El Karst de Udias.
      Altitud: 100 m.
                                                                                                
16. Cueva de San Millan
      Localización: Novales.
      Desarrollo: 268 m.
      Tipo: Cueva.
      Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 15.
      Altitud: 88 m.

17. Cueva de la Presa
      Localización: Novales.                     
     Otros nombres: A-31.
     Desarrollo: 200 m.
     Tipo: Cueva.
     Referencia: Monográfico El Karst de Udias.
     Altitud: 88 m.
                                                                                               
18. Cueva del Agua.
      Localización: Oreña.
     Desarrollo: 8.544 m.
     Desnivel: -98 m.
     Tipo: Cueva.
     Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 13.
     Altitud: 72 m.
                                                                                                    
19. Cueva de la Cantera
      Localización: Oreña.
      Desarrollo: 50 m.
     Tipo: Cueva.
     Referencia: Memoria de Exploracion P.T.M. 2017.
     Altitud: 67 m. 
                                                                                                  
20. Cueva de Cotera
      Localización: Oreña.
      Otros nombres: Cueva de los Valles.
      Desarrollo: 3.750 m.
      Tipo: Cueva.
      Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 9
      Altitud: 80 m.
                                                                                             
21. Cueva del Chaparral
      Localización: Oreña.
      Desarrollo: 1.120 m.
      Desnivel: 45 m.
      Tipo: Cueva.
      Referencia: Boletín Cántabro de Espeleología 12.
      Altitud: 130 m.                                                                                               

Bibliografía

1. Memoria de Exploracion P.T.M. 2017                                                                             
    Club  Pico Tres Mares 2017.

2. Memoria de Exploracion P.T.M. 2016                                                                             
    Club  Pico Tres Mares 2016.

3. Boletín Cántabro de Espeleología 16.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 2007.

4. Boletín Cántabro de Espeleología 15.
    Federación Cántabra de Espeleología 2003.

5. Boletín Cántabro de Espeleología 13                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1997.

6. Boletín Cántabro de Espeleología 12.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1996.

7. Boletín Cántabro de Espeleología 9.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1993.

8. Boletín Cántabro de Espeleología 6.                                                                             
    Federación Cántabra de Espeleología 1985.

9. El Karts de Udias. Su estudio espeleológico.                                                                     
    Federación Cántabra de Espeleología 1983.                                       

lunes, 15 de enero de 2018

Catalogo de Cavidades del Municipio de Pielagos Actuaciones Espeleologicas 1986-2003

Historia de las investigaciones

En el norte de España las cuevas fueron utilizadas desde los primeros asentamientos humanos del Paleolítico Inferior hasta la Edad Media. En épocas moderna y contemporánea, apenas sirvieron las entradas de algunas cuevas como refugio de ganado menor, infundiendo éstas gran respeto, acaso temor, a los lugareños. De hecho, en la mitología popular son identificadas como divinidades malignas (los Ojáncanos/as), seres míticos similares a los que aparecen en otras regiones (García Lomas, 1964), como el Polifemo de la Odisea, personificación del volcán.

En Cantabria, las primeras exploraciones en cavidades se vinculan a la investigación arqueológica. Pioneros de la arqueología regional, tales como E. de la Pedraja, M. Sanz de Sautuola y J. Vilanova y Piera excavaron la cueva de Covalejos, a finales del siglo XIX (Madariaga, 1972). Con anterioridad no se conocen noticias sobre las cuevas de Piélagos, excepto en un mapa del siglo XVIII, donde aparece una cueva situada en Puente Arce, con el nombre de Tobal, actualmente no identificada. En el libro Cavernas y simas de España de G. Puig y Larraz (1896) sólo aparece citada la cueva de Covalejos.

Hasta los años sesenta del siglo pasado no comenzaron en Cantabria los estudios sobre el karst y sus ciencias auxiliares, con el desarrollo de la Espeleología, aunque tímidamente y de forma muy parcial. En efecto, las principales aportaciones hacen referencia a las descripciones de cavidades y a la topografía de las mismas.

Este desarrollo a nivel regional está muy ejemplificado en el caso de Piélagos, donde la historia de las exploraciones de las cuevas es muy importante, si bien muy ligada a la cuestión arqueológica.

Fueron descubiertos en octubre de 1935 por el Dr.H.-J. Stammer en la cueva de Santián. Trabajos sobre ellos son debidos al prof. Dr. Pierre A. Chappuis, director del Instituto de Espeleología de la Universidad de Cluj, en Rumanía (Chappuis, 1937). Las nuevas especies de crustáceos halladas pertenecen a los copépodos harpactícidos Moraria (Moraria) varica y Parastenocaris cantabrica. También es interesante reseñar que el abate H. Breuil recogió fauna cavernícola terrestre en esta cueva para el prof. Dr. René Jeannel, de la Universidad de Toulouse, en Francia (Jeannel, 1910; Bellés, 1987).

En los años cincuenta del pasado siglo fue el equipo de Camineros de Diputación quien investigó las cuevas con el fin de descubrir nuevos yacimientos prehistóricos (Muñoz et al., 1988). Además de excavar el vestíbulo de la cueva de Santiyán, que rebajaron hasta la base de la secuencia para acondicionarla para las visitas (W.AA., 2002; Muñoz y Montes, 2003), este equipo debió de excavar algunas otras cuevas del municipio, pudiéndoles atribuir las excavaciones en el vestíbulo de la cueva de Las Cubrizas y en toda la cueva de Murciélagos II, sin que estos extremos hayan podido ser contrastados. Además, a este grupo se debe el hallazgo de la cueva de Los Cirrios, donde realizan algunas catas de reconocimiento, hallando yacimiento prehistórico (Muñoz et al., 2003).

También en los años cincuenta se producen visitas a varias cuevas del Monte Picota (Los Cirrios de Mortera y Carmen Arias) por parte de bioespeleólogos franceses, en concreto del Spéléo Club de Dijon: L. Derouet, E. Dresco, M. Dury y J. Negre, dentro de un programa de investigación de los arácnidos cavernícolas de las cuevas de la región (Derouet et al., 1955; Derouet y Hubert, 1971).

En los años sesenta se ralentizan las investigaciones y únicamente resalta el hallazgo, en superficie, de varios cráneos prehistóricos en la cueva de Los Hornos (o de Los Refugios) por parte de un particular llamado J. Herreros (León, 1973), y la realización de varias calicatas en la cueva de Los Cirrios de Liencres por parte de miembros del Grupo de Espeleología de Monte, que luego se integraron en la Sección de Espeleología del Seminario Sautuola S.E.S.S. de Santander (Coterillo et al.,1962).

A principios de los setenta la S.E.S.S publica el primer catálogo de las cavidades del municipio, mencionando las cuevas de Los Hornos (o de Los Refugios), Carmen Arias, Los Cirros, Covalejos y Mortera (León, 1973). Este catálogo es básico, ya que es el primero publicado del municipio de Piélagos. Era muy completo para su época, si bien no considera, incomprensiblemente, la cueva de Santillán (o Santián), ampliamente conocida por las manifestaciones rupestres y por el cráneo humano atribuido al Paleolítico por V. Andérez, que fue presentado en una publicación del Patronato de las Cuevas Prehistóricas de Santander, de gran difusión en la época (Andérez, 1958). Se publica información de gran interés de la cueva de Los Hornos (o de los Refugios). De las cuevas de Los Cirros, Carmen Arias y Mortera, se ofrecen informaciones muy someras, basadas en las publicaciones de los bioespeleólogos franceses, donde sólo hay datos concretos y de primera mano de la cueva de Los Cirrios de Liencres, en la cual señalan el yacimiento arqueológico. Del resto de las cuevas los datos están extraídos de las mencionadas publicaciones, siendo muy confusos. De hecho, las cuevas de Carmen Arias todavía no ha sido reconocidas; la mencionada como cueva "de Los Cirros" debe de ser un error de imprenta; y la de Mortera, probablemente se trate de la cueva de Los Cirrios de Mortera, muy conocida en la zona (León, 1973).

También a principios de los setenta hay algunas investigaciones de carácter arqueológico, como las realizadas por A Moure Romanillo, miembro del Seminario Sautuola, sobre la cueva de Covalejos(Moure, 1968), y las efectuadas por K. Butzer en la misma cavidad, donde interpreta la amplia secuencia estratigráfica de la cueva, atribuyendo los niveles inferiores a fases pre-würmienses (Butzer, 1981), estudios actualmente muy superados.

A principios de los setenta se produce la primera exploración sistemática de las cuevas del municipio de Piélagos por parte del grupo espeleológico G.E.YMA del Astillero (Muñoz y Bermejo, 1987; Peñil et al., 1986). Este grupo tuvo escasa actividad y sus exploraciones fueron muy limitadas, quedando únicamente el testimonio de la recogida de algunas cerámicas en Las Cubrizas -conservadas en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Bohigas, 1986)-, y de algunas desafortunadas pintadas en el sistema Covalejos-EI Cotejón.

Comenzando los años ochenta miembros de S.E.S.S. realizaron algunas exploraciones en Piélagos, que dieron como resultado el hallazgo de varias simas en la zona de Las Cubrizas. Dichas exploraciones fueron dirigidas por L. Bohigas, quién realizó el plano topográfico de al menos dos de ellas.

En las últimas décadas del siglo XX se han investigado varios yacimientos arqueológicos; A. Moure Romanillo realizó el estudio de Arte Rupestre de la cueva de Santián (Moure, 1991-1992; Moure 2000), y un equipo dirigido por Ma A Valle Gómez investigó la cueva de Los Perros o Las Penas (Valle y Serna, 2004; Serna et al., 2005).

Por último, en los últimos años han aparecido de forma casual otras cavidades como Pedruquios (señalada por J.A. García Munúa), Calabazas (Montes et al., 2004) y la sima de La Valleja 11 (por Mortera Verde) y las cuevas de Los Reales I y II (por un miembro del C.A.E.AP. acompañado por miembros de la Guardia Civil del SEPRONA).

Exploraciones espeleológicas del G.E.I.S. "Carballo/Raba" en Piélagos

Desde la fundación del grupo G.E.I.S. C/R uno de los principales objetivos del grupo, quizás el más importante, fue el estudio y la exploración de las cuevas de Piélagos (C.AEAP., 1980-1981, 1984; Muñoz et al., 1987, 1988; Muñoz y Malpelo, 1993; Luque, Muñoz y Serna, 1995), y aunque legalmente la fundación del grupo fuera en 1986, éste funcionó con anterioridad a esta fecha, como una sección del C.AEAP., con el que siempre ha estado vinculado pero con objetivos claramente diferentes; el uno orientado a la Espeleología y el otro a la Arqueología (CAEAP., 2003).
Así, a finales de la década de los setenta del pasado siglo, comenzaron las exploraciones sistemáticas del municipio de Piélagos, revisándoseademás la mayoría de las cavidades descubiertas previamente. En esta época se reconocieron 11 cuevas que se publicaron en la Carta Arqueológica de Piélagos (Muñoz et al., 1981-82).

En la primera mitad de la década de los ochenta se produjo una ralentización de las exploraciones, aunque se reconocieron hasta 71 nuevas cavidades, la mayoría inéditas y de interés arqueológico. Se procura la publicación de los resultados obtenidos (Muñoz, 1992; Montes y Muñoz, 1998). Otras publicaciones del grupo contenían abundantes citas de cuevas de Piélagos, especialmente en el capítulo de fauna cavernícola, con los arácnidos del orden Opiliones y superfamilia de los Ischyropsalidoidea (Luque, 1991, 1992). También es reseñable el artículo que se publicó en colaboración con el C.AEAP. sobre las topografías de las cavidades arqueológicas de Cantabria, en cuya segunda zona se incluyen las cuevas arqueológicas de Piélagos (Muñoz et al., 1987). Por otra parte, varios miembros del grupo publican artículos de conservación del Patrimonio (Muñoz, 1988), como el referido al impacto de las canteras (Gómez Arozamena, 1988).

A principios de los noventa crecieron notablemente las exploraciones en el territorio de Piélagos,con respecto a los años anteriores. Las investigaciones se centraron en la zona kárstica de Covalejos y Los Covachos del Peñajorao, ya que estaba en marcha un ambicioso programa investigador centrado, precisamente, en la documentación y estudio del karst de Peñajorao (municipios de Piélagos y Camargo) (Luque et al., 1995, 1997; Luque, 2001 a). Dentro de este estudio se llevaron a cabo actuaciones arqueológicas en varias cuevas (con el oportuno permiso de la Consejería de Cultura y Deporte): Calero 11, Portillo del Arenal, El Mato, Las Cubrizas, La Raposa y el Abrigo de Barcenilla (Muñoz y Morlote, 2000; Morlote y Muñoz, 2000a, 2000b).

En 1994 se colabora con técnicos de la Universidad de León en el "Inventario Nacional de Hábitats y Taxones de interés Comunitario susceptibles de pasar a formar parte de la Red Natura 2000: Región Biogeográfica Atlántica", con el objetivo prioritario de obtener una primera aproximación de la Biodiversidad Subterránea de Cantabria (Luque, 1994). A instancias de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza del Gobierno de Cantabria, entre 1997 y 1998, se efectuaron diversas colaboraciones con el equipo del departamento del CITIMAC de la Universidad de Cantabria, con el propósito de preparar una Lista de Lugares de Importancia Comunitaria (L1Cs) derivados de la Directiva 92/43/CE de Hábitats en Cantabria (Luque, 1998). Fruto de ello se ha obtenido una amplia relación de áreas kársticas de gran interés bioespeleológico, catorce en total (entre las que se encuentra la cueva de Los Covachos del Peñajorao) que constituyen una base de datos soporte de información relevante sobre la fauna cavernícola y los murciélagos en Cantabria (NGS, 1999).
A nivel de publicaciones hay que mencionar las primeras exploraciones en la cueva de Los Covachos del Peñajorao, y el estudio fenológico sobre la fauna opilionológica de Cantabria, ambos trabajos publicados en el V Congreso Nacional de Espeleología celebrado en Camargo-Santander (Muñoz et al., 1992; Luque, 1992). Asimismo, se publican en colaboración con el C.A.E.A.P. diversos artículos de cavidades arqueológicas, destacando el referido a las cavidades sepulcrales de Cantabria, en el VI Congreso Español de Espeleología celebrado en La Coruña, donde se incluyen las cavidades sepulcrales de Piélagos (Muñoz y Malpelo,1993).

A finales de los años noventa y mediados de 2002, con el propósito de concluir las investigaciones y la publicación de las cavidades de Piélagos, se catalogan gran número de cavidades (Montes y Muñoz, 1998). destacando la Torca de Los Hoyos de San Pantaleón, con la mayor profundidad en vertical (112 m) del municipio (Luque, 2001 a). Además, junto al grupo inglés de "Expedition to Matienzo" se completa la topografía del acuífero kárstico de Fuente La Vieja-El Cubillo-Los Covachos del Peñajorao (Luque et al., 1995, 1997; Luque, 2001 a), consiguiendo una de las mayores cavidades con sus más de 11,5 km de recorrido (sin finalizar las labores topográficas)- próximas al litoral cantábrico peninsular (León García, 1997; Puch, 1997). Por otra parte, los compañeros geólogos Francisco Fernández Ortega y Ma Carmen Valls Uriol publican un selecto y lujoso libro fotográfico de las cuevas de Cantabria, entre las que se encuentra el sistema kárstico de Fuente La Vieja-Cubillo-Los Covachos del Peñajorao (Fernández y Valls, 1998). Por esas mismas fechas también se colabora con el Grupo de Espeleología Bathynellidae de Madrid, prospectando dicha cavidad junto a los compañeros Carlos Puch, Ana 1. Camacho y Fidel Molinero. En la década de los noventa del pasado siglo se han practicado distintas intervenciones arqueológicas en varias cavidades del municipio:

La aparición en 1993 del conjunto de pinturas paleolíticas de la cueva del Calero II y del hallazgo de la cueva del Portillo del Arenal en 1995, cuyos descubrimientos fueron protagonizados por miembros del G.E.I.S. "Carballo-Raba" y C.A.E.A.P., obligó a continuar los estudios espeleológicos y aún hoy continúan- en toda la zona arqueológica natural de las cuevas de Covalejos, El Pendo y Los Covachos del Peñajorao (Muñoz, 1996; Muñoz et al., 1996; Valle et al., 1998; Muñoz y Morlote, 2000; Morlote y Muñoz, 2000a, 2000b; Luque, 2001 a; Muñoz y Montes, 2003; Ruiz y Muñoz, 2003; Muñoz y Gómez, 2004; Sanguino y Montes, 2005). También es reseñable el trabajo publicado sobre la Biodiversidad Subterránea de Cantabria, que recoge casi un centenar de endemismos estrictamente cavernícolas y donde se resalta la singularidad del karst de Piélagos por la profusión de especies nuevas para la Ciencia (Luque, 2001 b).

Resumiendo, las investigaciones espeleológicas del G.E.I.S. "Carballo-Raba" en Piélagos, comenzadas a finales de los setenta del pasado siglo hasta la actualidad, han conseguido importantes resultados con el reconocimiento de un centenar de cavidades, donde han participado 12 miembros del grupo: Emilio Muñoz Fernández, Alejandro Bermejo Castrillo, Víctor M. Crespo Lastra, Carmen San Miguel Llamosas, Carlos González Luque, Jesús Gómez Arozamena, Jesús Ruiz Cobo, José Manuel Morlote Expósito, Ramón Montes Barquín, Ricardo Prieto Herrera, Peter Smith Ramón Crespo Lastra y Daniel Perlacia García.

Asimismo, han colaborado en la árdua tarea de catalogación y procesado, diferentes entusiastas y colaboradores, miembros y/o ex-miembros del grupo: Andrés Cabezas Ruiz, Belén Malpelo García, Ramón Tausía Ruiz, Mariano Luis Serna Gancedo, Ángeles Valle Gómez, Miguel Ángel Pérez Pontón, José Manuel Ayllón García, Jesús D. Salmón Daza, Javier Herrera Rovira, y los compañeros ingleses, Phil Papard, Juan Corrin, Peter T. Eagan, Liz Cowle y Steve Openshaw, entre otros.

Por último, los trabajos han contado siempre con el pertinente permiso administrativo de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria, además de sufragar parcialmente nuestros trabajos de campo, entre 1987-1990 y 1995-1998. Por otra parte, el Ayuntamiento de Piélagos ha apoyado institucional y económicamente nuestro proyecto de publicación de esta obra e impulsando decididamente su realización.


Bibliografia

2007 Varios Autores "Catalogo de Cavidades del Municipio de Pielagos Actuaciones Espeleologicas 1986-2003".

jueves, 9 de noviembre de 2017

Historia de un Pueblo

Lucia Ibañez Mier (S.A.E.C.)

De muchos es sabido que en muchos pueblos de nuestra región siempre existe alguna historia que contar a cerca de su origen , de la fama de la gente , de alguna anécdota curiosa , en fin , de todo aquello que por su propio mérito , par a bien o para mal , merezca el beneplácito del recuerdo. Nosotros, nuestro grupo, recogimos de una forma directa y cordial todo lo que pudimos acerca del vivir y del pensar de unas gentes que, sin saberlo , han estado donde o otros , hace muchísimo tiempo, ya existieron en el albor de los tiempos.
Desgraciadamente, la historia generacional se remonta a tan sólo o 2 o 3 siglos en el pueblo de Muñorrodero, pero pensamos que es interesante escudriñar en el la. No sólo por el hecho de conocerla si no también porque es una fuente muy rica en información sobre vocablos y topónimos.
De esta manera se comenta en el pueblo que e l origen de su nombre se debe a que antaño viví a , donde hoy está ubicado el lugar llamado el Rivero, un pescador de apellido Muñoz, que tenía buena fama como redero( fabricante de redes ) y , siempre que se hacía alusión al lugar , lo normal era decir ". . .donde Muñoz el redero.. .". La evolución de la frase es bastante sencilla y através de los años pudo devenir en Muñorrodero.
Algo parecido sucede con la Fuente del Salín, más conocida a raíz del descubrimiento de las pinturas , en la que la gente ha denominado también desde hace años ( a nivel de tatarabuelas , por l o menos), como los Ojos de Mar, en la creencia de que era peligroso acercarse , pues uno podría ser absorbido por los dos agujeros y aparecer , ya difunto , en e l cercano mar cantábrico.

Sin embargo, es más lógico centrarse en la explicación que dan las gentes sobre el origen del salín. viene de que antiguamente, ea la zona conocida como el Rivero, existió un puerto de poco calado , donde los barcos entraban con mineral de hierro destinado a las herrerías del valle ( origen del actual Herrerías ) , para luego volver a cargar el hierro junto con harinas para ultramar y por ahí "salían” Los barcos. Hoy día aún se aprecia una vieja piedra donde los amarraban. Todo se fue al traste cuando se construyó el primer puente del ferrocarril , pero, al menos, perduró la historia que da nombre sin querer lo a una importante cueva, la fuente del salín.

REFERENCIA
Boletín Cántabro de Espeleología 6
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1985