miércoles, 6 de septiembre de 2017

Trabajos en el Karts de Riotuerto 1978-1982

Introducción

Alfonso Pintó, Teodoro Palacios y Felipe Canales

El día 17 de Septiembre de 1978, con motivo de una salida a la zona a la que vamos a referimos, hablamos con Arturo Perez Gomez, compañero de trabajo, amigo y vecino de La Lombana, y en ese momento concejal del Ayuntamiento de Riotuerto.

En el transcurso de la conversación surge el tema de los fenómenos kársticos de la zona y, a lo largo de la misma una idea se va esbozando hasta acabar por tomar forma definitivamente.

Después de recordar nuestras primeras salidas a las cuevas del Zorro y Canonigo-Magdalena en nuestra, epoca juvenil, pensamos que sería interesante sacar a la luz todos los otros fenómenos allí existentes, no por menos conocidos menos importantes.

Pesaba a nuestro favor el hecho de que estos lugares no habían sido estudiado.s sistemáticamente con anterioridad, al menos nosotros no conocíamos ninguna publicación al respecto. Esto, unido a la oferta de colaboración de Arturo Perez, hizo que nos decidiésemos definitivamente.

Una vez de acuerdo en dedicar por entero nuestros esfuerzos al Karts de Riotuerto el tiempo que fuera necesario, comenzamos el análisis detallado de aquellos pormenores que pudieran ir surgiendo a lo largo de lasexploraciones, al objeto de tenerlos previstos aún en sus menores detalles.

A lo largo de cuatro años se han sucedido las exploraciones con los resultados que más adelante se detallan, y que por nuestra parte han sido enteramente satisfactorios.

Hemos pretendido analizar todos y cada uno de los fenómenos allí exjstentes por pequeños que fueran. Entra dentro de lo posible que alguno o algunos hayan escapado a nuestras pesquisas y a las de los que nos han ayudado en las labores de campo. Si es asi, desde aquí pedimos disculpas y solicitamos de aquellas personas que los conozcan y no los vean reseñados, nos lo haga saber al objeto de que sean incluidos en el futuro, y de esta forma, ampliar nuestro estudio. Desde ahora agradecemos esas colaboraciones.

Si bien es cierto que a nivel humano en ningún momento nos ha faltado apoyo y aliento, no hemos tenido ningún tipo de ayudas materiales nunca las hemos buscado lo que nos ha permitido hacer las cosas a nuestra manera y sin ingerencias. de tipo alguno. Esta fue una premisa que nos planteanlos desde el primer momento.

Queremos agradecer a Jose Luis Agúero (El Ovejero) y a su hijo Angel su ayuda desinteresada en la localización de algunas cavidades, así como a los hermanos Cobo Arnaiz-Florentino y Abel que
nos señalaron y acompañaron a cavidades próximas a sus fincas. Nuestro compañero Juan Capa nos ayudó cuantas veces se lo pedimos.

Tenemos que referimos muy especialmente a Justo Pozas, compañero inseparable desde el momento en que le conocimos, de forma casual, el dia 17 de Diciembre de 1978 durante una de sus correrías cinegéticas. A partir de ese momento fue un campanero más del equipo, que no se conformaba con las exploraciones que hacíamos sino que él solo en sus ratos libres y aprovechando la proximidad, reside en Rucandio, se dedicaba a localizar nuevas cavidades, con lo que agilizábamos mucho el trabajo.

En la parte histórica y geográfica hemos contado con el asesoramiento de Arturo Pérez, la reseña histórica que incluimos en este trabajo es suya. Algunos cafés, tomados en su casa a horas intempestivas, también nos fueron de gran ayuda en no pocas ocasiones.

Coincidiendo con las fechas en que hemos realizado estas exploraciones han aparecido en el mercado una serie de materiales nuevos, preferentemente para el descenso de verticales bastante numerosas en esta zona que han servido para facilitarnos el estudio de las mismas. Siempre hemos preferido contar con nuestro propio material y hemos procurado que este fuese el más moderno, tanto de exploración como el científico o el de topografía, ya por nuestra propia seguridad como por la precisión y veracidad de los trabajos.

La planimetría la hemos realizado con brújulas Recta  y Wilkie  y cinta métrica en los trabajos más sencillos
empleando "topofil" en todos aquellos en los que ha sido preciso realizar trazados poligonaies y medidas de desniveles. Las lecturas con brújula han sido realizados en muchos casos en ambos sentidos (a la entrada y a la salida).

Los restantes materiales han sido los que habitualmente se utlizan en este tipo de exploraciones, de manera que no cansaremos al lector con un inventario detallado que no hace al caso.

Lo que si quisiéramos destacar es que, a pesar de contar con el matenal adecuado para utilizar el método "DED" en verticales, hemos efectuado casi  todos los descensos apoyados con tren de escalas y cuerda estática de 11 mm., dada la poca profundidad de la mayoría de los fenómenos visitados.

Hemos utilizado cartografía a escala 1/5000 y fotografla aerea.

Todos los sistemas: material, fotografía, bibliografía etc. han sido minuciosamente preparados con antelación,
discutidos y razonados a lo largo de muchas horas de trabajo y estudio. Se han tenido en cuenta los puntos de vista de cada uno, a veces dispares, y se han cotejado varias veces cuando albergábamos la más pequeña duda..

El resultado de todo este trabajo está ahora en tus manos. Esperamos que pueda ser útil, en cuyo caso no habrá sido en vano.

Referencia
Boletín Cántabro de Espeleología 12
Federación Cántabra de Espeleología
Santander 1996

No hay comentarios:

Publicar un comentario